Fear-11-Deja que la sangre fluya

Antes de dar tu presentación busca la manera de hacer ejercicio. No importa si se trata de salir a correr, andar en bicicleta, levantar pesas o hacer yoga. Lo importante es mover el cuerpo para que baje la cantidad de estrés acumulado.  El ejercicio genera endorfinas que nos ayudarán a bajar la ansiedad y otorga una sensación de bienestar  para mantenernos tranquilos y serenos durante nuestra presentación. Estudios científicos demuestran que los efectos positivos del ejercicio tienen una duración de hasta 12 horas.

2- Admite que estás nervioso

Si es necesario, admite sin pena ante tu audiencia que estás un poco nervioso. Al hacer esto el público será mas indulgente si tu nerviosismo se presenta más adelante. Esto te ayudara a  sentirte mas relajado ya que tu audiencia no esperará una presentación de clase mundial dado que has confesado tu inquietud. Ahora imagina la cara que van a poner si ven una gran presentación a pesar de tu nerviosismo.

3-Redefine a tu audiencia

Redefinir a tu audiencia simplemente quiere decir que cambias la manera en que los percibes. En lugar de verlos como miembros que asisten a una conferencia los cuales te van a evaluar, trata de verlos como un grupo de amigos que tienes tiempo sin ver. De esta menear facilitas el contacto visual como tratar de recordar dónde los viste por última vez. El público verá una presentación muy amigable y personal.

4-Invierte en apoyos visuales

Los apoyos visuales bien diseñados te servirán como apuntador (como le hemos mencionado, siempre y cuando hayas practicado tu presentación). Al mismo tiempo te darán un breve respiro cuando la audiencia enfoque la mirada hacia las imágenes que diseñaste. Es importante que los apoyos visuales funcionen como tal, como apoyos; no dejes que tus diapositivas se convierta en el centro de la atención. Recuerda: el centro de atención eres tu.

5-Habla con una persona a la vez

Una de las cosa mas aterradoras de hablar en público es la multitud. El simple hecho de ver a un cúmulo de gente en silencio en espera de escuchar tu mensaje hará que sientas un nudo en el estómago. Para superar esto, sólo tienes que hablar con una persona a la vez. Haz este ejercicio:

Elige a una persona dentro de la audiencia con la que hagas contacto visual y te genere confianza e imagina que están platicando en un café. Después escoge a otra y platica con ella. Haz esto con 3 ó 4 personas de tu audiencia. Esto generará la percepción  de que estás dirigiendo tu mensaje a cada miembro de la audiencia mientras a ti te da la tranquilidad que necesitas.

6-Practica, practica, practica

No solo es necesario que tengas dominio del tema que vas a presentar sino que debes practicar qué y cómo vas exponer el tema. Cuando hablamos de practicar se trata de ensayar lo que vas a decir no de memorizarlo. La diferencia radica en que cuando practicas, la exposición se ve con naturalidad y cuando memorizas, se ve un tanto mecánica. Entre mas practiques mas tranquilo estarás a la hora de presentar.

7-Diviértete experimentando

Este es uno de los consejos mas importantes. Diviértete con la audiencia. Prueba haciendo cosas diferentes en tus presentaciones. Camina por el pasillo en lugar de mantenerte estático en el escenario. Diviértete experimentando con el comportamiento humano y te darás cuenta que hablar en público no es tan difícil después de todo.

Anuncios