Art Dump the Text 1Diapositivas son diapositivas. Documentos son documentos. No son lo mismo. Cuando uno trata de hacer una fusión de ambos, el resultado es un “Diapocumento.” * La mayoría de los problemas con las presentaciones serían eliminados si el presentador hiciera una separación de ambas y comprendiera la diferencia entre una y otra, antes de planear sus pláticas.

Las presentaciones con diapositivas que contienen más de 75 palabras ya son consideradas documentos. Si este es el caso, lo mejor es cancelar la “presentación” y enviar el documento para que cada quien lo lea cuando y donde lo crea apropiado, para posteriormente llevar a cabo una reunión y discutir los puntos relevantes.

Cuando una diapositiva contiene aproximadamente 50 palabras, esta, es usada por el expositor como un apuntador o teleprompter. Es fácil reconocer este tipo de presentaciones ya que el expositor pasa la mayor parte del tiempo leyendo de la pantalla y dando la espalda a la audiencia. Esto demuestra falta de dominio del material y poca preparación. Estas presentaciones son sumamente largas y tediosas porque el presentador se demora leyendo cada diapositiva cuando la audiencia generalmente lo hace mas rápido que el.

Una presentación exitosa requiere de diapositivas que sean visualmente atractivas. Diapositivas que apoyan de una manera contundente lo que el expositor está presentando y no se conviertan en una distracción.

Recuerda que el expositor es el elemento más importante de la presentación y los elementos visuales son sólo un complemento. Para que ésta sea una presentación exitosa, es indispensable que el expositor  conozca perfectamente el material y cuente con la preparación necesaria. Por supuesto que esto implica una inversión de tiempo y planeación, pero vale la pena.

*término acuñado por Garr Reynolds

Anuncios