El problema con las presentaciones 2Hay pocas actividades que realiza el ser humano tan frecuentemente y tan mal como las presentaciones. Se estima que aproximadamente 30 millones de presentaciones se llevan a cabo todos los días incluyendo Powerpoint, Keynote y Prezi entre otros. Tengo la certeza que has tenido la oportunidad de asistir mas de una. ¿Sientes que las presentaciones fueron persuasivas, eficaces y memorables? Probablemente un porcentaje muy bajo cuenta con éstas características.

La gran mayoría de las presentaciones son víctimas de los siguientes Pecados Capitales:

1.-No tienen un punto claro y definido.  La audiencia sale preguntándose de que se trató la presentación. Se pueden haber mencionado muchos datos interesantes pero al final uno se pregunta , ¿Cuál era el punto que se quería tratar?

2.-No tiene un beneficio para la audiencia. La presentación no deja claro cómo puede beneficiarse la audiencia con la información que se le está proporcionando. Cuántas veces te has sentado en una presentación para al final preguntarte, ¿Esto a mi en que me beneficia?

3.-No hay un flujo claro. La secuencia de ideas es tan confusa que la audiencia es incapaz de seguir al expositor.  Cuántas veces no te has preguntado, ¿Como llegó el expositor al punto que está presentando?

4.-Demasiado detallado. Se presentan muchos datos incluyendo información que es demasiado técnica o irrelevante que se pierde el punto principal. Cuántas veces te has sentado en una presentación preguntándote,  ¿Y esto que quiere decir? o ¿Que relevancia tiene esta información?

5.-Demasiada larga. La audiencia pierde la concentración y  el interés antes de que termine la presentación. ¿Cuántas veces en tu carrera profesional has escuchado una presentación que estuvo demasiado corta? Nunca he escuchado a una persona que se queje de que una presentación fue muy corta.

Cuando los presentadores cometen cualquiera de estos pecados, están perdiendo el tiempo, la energía y la atención de su audiencia. Peor aún están saboteando sus propios objetivos.

En tu próxima presentación asegúrate de no cometer ninguno de los pecados antes mencionados.

Recuerda que una presentación memorable puede cambiar tu mundo.