John F. Kennedy speech

¿Porqué hacer una presentación si no es con la intención de cambiar algo, por mas pequeño o grande que sea? ¿Porqué gastar tiempo exponiendo una presentación que no tiene la intención de incitar a la acción?

Si queremos motivar a nuestra audiencia a que cambie por medio de nuestras presentaciones, debemos asegurarnos que nuestro mensaje es lo más claro posible para  ellos. Esto significa trabajar en lo complicado hasta que se vuelva simple. La simplicidad es la clave de las presentaciones.

Considera la razón más básica para asistir a cualquier presentación: aprender algo nuevo de alguien que es un experto en la materia. Como presentador, debes estar completamente informado sobre el tema que se está  exponiendo. Aunque no sepas absolutamente todo lo que hay que saber sobre un tema, debes ser lo suficientemente experto para explicarlo de una manera simple.

Si sientes que no puedes explicar de manera simple el material complicado, es hora de estudiar de nuevo. Ten en cuenta que tu público no sabe lo que tu sabes, que no están tan familiarizados con el tema como tú, así que haz lo que puedas por cambiar lo complicado a favor de lo simple.

Transformar lo complicado en algo simple no es fácil. Es mucho más  sencillo saturar la presentación de viñetas que nublan la mente al igual que con tablas y gráficos que sólo confunden a la audiencia. La sencillez exige la inclusión y la exclusión reflexiva de los contenidos. Se exige un conocimiento profundo del tema a tratar, de modo que un punto de información puede ser reducido a una frase, conservando el mismo significado.

¿Cuándo fue la última vez que viste la misión o la visión de una empresa redactada de una manera clara y simple.  La simplicidad es muy poderosa.Trabaja duro para simplificar el mensaje de tu presentación para inspirar de una manera duradera a tu audiencia

El diseño de tu presentación debe apoyar y mejorar el contenido. Si el contenido de tu presentación se ha simplificado al máximo, lo mismo debe hacerse con el diseño.

Si mantienes el diseño de tu presentación sencillo, esto acentuará la importancia de los contenidos incluidos. Es importante saber qué elementos de diseño son esenciales y cuáles pueden quedar  exentos. Nunca agregues elementos a una diapositiva que aportarán solo ruido. Apoya la simplicidad de tu contenido con la sofisticación de tu diseño.

Y recuerda, para que tu presentación sea exitosa, debe ser memorable.