Archivos para el mes de: enero, 2013

4 métodos para elaborar presentaciones memorables. .059El Método de Takahashi

Este método muy singular requiere el uso de tipografía  muy grande. A diferencia de una presentación típica, no se utilizan imágenes o gráficos. El objetivo es utilizar la menor cantidad posible de palabras por diapositiva (de preferencia menos de tres). Para compensar esto, el expositor usa más diapositivas que en una presentación tradicional y cada diapositiva se muestra durante un tiempo mucho más corto. Esto con la intención de dar un mensaje de alto impacto en un  período corto de tiempo. Muchos piensan que este enfoque obliga a la audiencia a escuchar al expositor, ya que las diapositivas por sí solas no muestran todo el contenido de la presentación.

El Método Lessig

Basado en el estilo del Profesor de Derecho de la Universidad de Stanford Lawrence Lessig, este método es muy similar al enfoque de Takahashi por su simplicidad. Los presentadores que utilizan esta técnica incorporan en cada diapositiva sólo una breve cita, una frase corta o una foto con una leyenda y  cada diapositiva dura solo unos segundos.  Las presentaciones de Lessig son a menudo bastante largas, a veces usando cientos de diapositivas que se pasan rápidamente. La idea detrás de este método es que el intenso ritmo de la exposición evite que el público se aburra o distraiga.

El Método Godin

Aunque todavía no está oficialmente reconocido por los expertos  en presentaciones, este método, popularizado por el exitoso autor y gurú del marketing Seth Godin, se centra principalmente en el elemento de diseño de la presentación de diapositivas,en particular, la forma de seleccionar elementos visuales que acompañan a realzar los mensajes adecuadamente. Godin promueve el uso de la tipografía “bold”, colores contrastantes, imágenes impactantes y otros elementos visuales claros y convincentes para transmitir mejor los pensamientos y las ideas.

El Método Monta

Al igual que el enfoque Takahashi, esta técnica se originó en Japón. Introducida por un trabajador del conocimiento en el campo tecnológico el cual emula la personalidad y el carisma de un presentador de juegos en la televisión. Los presentadores utilizan preguntas y respuestas en todos sus elementos visuales. Cuando se plantea una pregunta  a la audiencia, la respuesta se mantiene cubierta o escondida, sólo para ser revelada a los asistentes una vez que han tratado de “adivinar”. La ventaja de este enfoque es que es altamente efectivo ya que mantiene a los miembros de la audiencia interesados ​​y comprometidos, por lo tanto, su atención es menos propensa a deambular.

Image

Hay presentaciones que parecen no tener fin. Esto se debe a que el presentador piensa (erróneamente) que su tema es tan interesante para todos como para él. Por esta razón siente que puede disponer del tiempo que quiera.

Thomas Jefferson decía que “No hay talento más valioso que el de no usar dos palabras cuando una basta”.

El límite de atención de las personas es de 20 minutos. A partir de 15-20 minutos la capacidad de atención comienza a decaer. Si no se puede transmitir el mensaje en este tiempo, se debe a que el presentador:

1-No tiene claro el mensaje que quiere transmitir.

2-Intenta abarcar demasiada información.

3-Se pierde en los detalles.

En lugar de rebasar este tiempo, es mucho mas productivo terminar tu presentación a los 20 minutos y aprovechar el resto del tiempo para preguntas y respuestas. De esta manera la audiencia tendrá la oportunidad de escuchar los temas que le interesan y que no se cubrieron durante la presentación.

Recuerda que tu objetivo es comunicar un mensaje que sea memorable.