Habrán ocasiones cuando no sepas la respuesta a una pregunta que  te hace un miembro de la audiencia. A la gente le gusta saber que eres lo suficientemente seguro de ti mismo para admitir que no sabes algo. Es una oportunidad para ganarte el respeto de la audiencia.

Cuando te topes con una pregunta difícil, date un par de segundos para pensar, asegúrate que entiendes la pregunta. Considera decirle al participante que repita la pregunta y elabore un poco.

Si no sabes la respuesta, tienes tres alternativas:

1- “No se la respuesta. Déjame investigar y me pongo en contacto contigo.”

2- ”Esa es una excelente pregunta. ¿Alguien quiere compartir su opinión al respecto?”

3- ”Esa es una excelente pregunta. ¿Tu que opinas?”

Las dos últimas opciones voltean la pregunta a la audiencia o al mismo participante. En muchas ocasiones la respuesta vendrá de la audiencia.

En cualquiera de los casos, si la pregunta no es respondida, asegúrate que el participante sepa que vas a investigar y posteriormente te pondrás en contacto con el con la respuesta.

No pidas disculpas por no saber una respuesta y nunca inventes una respuesta.

Se memorable.

Anuncios