Una presentación con una estructura fluida ofrece tanto al presentador como a la audiencia un mapa mental que le da sentido al contenido que vas a exponer. Para crear una estructura lógica que tenga sentido, considera los siguientes elementos.

Mensaje clave

Uno de los errores que cometen los presentadores principiantes es manejar dos o tres mensajes clave. Enfócate en un solo mensaje. Éste mensaje dará forma al diseño del contenido y servirá de guía en tu presentación. Comprométete con tu mensaje clave en todo lo que digas, muestres o hagas.

Cada vez que puedas vincular un beneficio del negocio con uno una que brinde una emoción positiva, como un avance profesional, mejora en la apariencia personal, dinero, competencia, confort, libertad, confianza en uno mismo, salud, o ahorro de tiempo, tendrás la atención de la audiencia.

El lado emocional de cualquier beneficio a menudo es mas importante porque, días después de que hayas dado tu presentación, la gente no recordará exactamente lo que dijiste, pero si recordarán como los hiciste sentir.

Datos de apoyo

Investiga a fondo el tema que vas a presentar para asegurarte que tienes los hechos, cifras y antecedentes para apoyar tu caso. Sólo utiliza la información que apoya directamente a tu mensaje clave.

Historias

La gente recuerda las historias más que los hechos. Utiliza tus historias siempre que sea posible, en lugar de recrear la magia de alguien más. Es agotador ser alguien más. Aunado a esto, cuando tomas prestada la  historia de alguien más, los participantes pueden haberla oído ya. Cuando cuentas tu historia, aumentas las posibilidades de permanecer único y original.

Anuncios