Archivos para el mes de: julio, 2012

Barack Obama se trasladó de la oscuridad a la gran escena política con un discurso de 17 minutos en la Convención Nacional del Partido Demócrata de 2004.

Aunque lo que está en juego es mucho menor para ti y para mi, los beneficios de  presentar de manera efectiva son enormes dentro de nuestro contexto local.

Tom Peters comenta que en una ocasión en 2007, mientras conversaba con un ejecutivo de una empresa “Fortune 25”,  éste le dijo ha visto que muchos ejecutivos que tienen la oportunidad de crecer dentro de la organización, ven sus aspiraciones limitadas debido a su pésima manera de presentar.

De igual manera, ha sido testigo que ejecutivos con limitadas habilidades para presentar, han alcanzado puestos privilegiados dentro de la organización gracias a que con determinación y perseverancia han logrado superar este obstáculo.

¿Tu que estás dispuesto a hacer para mejorar la manera en que presentas?

Recuerda, 17 minutos pueden cambiar tu vida.

En las artes visuales como la pintura, fotografía y diseño, la regla de los tercios es una forma de composición para ordenar objetos dentro de la imagen. Esta regla divide una imagen en nueve partes iguales, utilizando dos líneas imaginarias paralelas y equiespaciadas de forma horizontal y dos más de las mismas características de forma vertical, y recomienda utilizar los puntos de intersección de estas líneas para distribuir los objetos de la escena. La regla de los tercios se usa con frecuencia en todo tipo de escenas como retratos, paisajes o bodegones.

Los fotógrafos y pintores suelen utilizar los cuatro puntos de intersección para ubicar en ellos el centro de atención de la composición y así crear una imagen estéticamente agradable y equilibrada. Normalmente el punto de atención o el sujeto principal se coloca en cualquiera de los cuatro puntos y si existiese un segundo punto de atención, éste se ubicaría al lado opuesto diagonalmente, es decir, el punto opuesto.

Una interpretación de la Regla de los Tercios es ley del horizonte si se trabaja con paisajes. En lo que se refiere a esta ley, se dice que hay que ubicar el horizonte en la línea inferior, a 1/3 para darle prioridad al cielo o en la línea horizontal superior, a 2/3 para darle prioridad a la tierra. Esta regla es de aplicación tanto en fotografías horizontales como verticales.

Ésta regla también aplican a las presentaciones efectivas ya que generan una sensación de orden y la atención  de la audiencia está dirigida a los puntos clave.

 

 

 

 

 

 

La meta de una buena presentación es generar un cambio.  Puede ser un cambio de actitud, de mentalidad o de opinión.  Esto lo lograremos al informar, motivar e inspirar. Brindamos a la audiencia la información necesaria para la adecuada toma de decisiones, la motivación para llevar a cabo las acciones necesarias y la inspiración para trazar metas que parecieran inalcanzables.

¿Y cuanto cuesta una presentación?

No solo se trata de calcular el costo económico que incluye los salarios, traslados, rentas y viáticos del personal foráneo que asisten a una presentación. Que una vez que se suman, llegan a ser cantidades importantes.

También existe el costo de oportunidad en que se incluyen las oportunidades perdidas por asistir a una presentación que no dejó nada mientras podríamos estar haciendo algo mas productivo.

Finalmente, hay que calcular los costos personales. Al asistir a una presentación, dejamos de hacer lo que deberíamos estar haciendo en nuestro trabajo. Para ponernos al corriente, necesitamos usar tiempo personal. Es decir, si una presentación duró 2 horas y requerimos compensar ese tiempo con nuestro tiempo personal, son 2 horas que no tendremos para convivir con nuestro seres queridos, para ejercitar nuestro cuerpo o para convivir con nuestros amigos, entre otras actividades.

Ya que conoces los costos de una presentación, asegúrate que cuando presentes valga la pena el tiempo de tu audiencia.