Hace un par de días un amigo me dijo que no ve la necesidad de cambiar la manera en que elabora sus presentaciones ya que hay miles de personas que las elabora de la misma manera, y “no pasa nada”. Tiene razón. Actualmente hay presentaciones tan malas que la audiencia sale igual o peor que como entró. Es decir no “pasó nada”. Esto es lamentable ya que la meta de una presentación, cualquier presentación, es que “pase algo”. Esto puede ser que alguien cambie su punto de vista, que se autorice un proyecto, que se consigan los donativos deseados para una causa noble, etc.

Mientras sigamos presentando de la misma manera, difícilmente veremos resultados diferentes. Seguiremos viendo gente que se queda dormida, que checa sus mails, o que envía mensajes de su celular mientras el presentador está hablando. Si la audiencia no está poniendo atención, difícilmente captará tu mensaje. Si no capta tu mensaje, no actuará de la manera deseada. Si no actúa, no genera cambios, es decir, “no pasa nada”.

La justificación de que “lo hago así porque todos lo hacen así” ya no funciona. Vivimos en un mundo sumamente competitivo en donde necesitamos ser diferentes y buscar soluciones alternas para generar un cambio. El mundo necesita un cambio. Te invito a que cambies la manera en que presentas. Pequeñas modificaciones en la manera en que presentas, hacen una gran diferencia. Aunque es una meta noble, no tengo la certeza de que vamos a cambiar el mundo, pero te garantizo que si elaboras mejores presentaciones, si va a cambiar TU mundo.

Anuncios