-En primer lugar,  piensa en porqué estás dando esta presentación. ¿Cuál es el propósito? ¿De qué quieres convencer a los participantes? ¿Qué idea o mensaje quieres que se quede en sus mentes?

-Recuerda que se trata de los participantes, no de ti. Comprométete a darles un excelente servicio.

-Recuerda porqué estás entusiasmado con tu tema y demuéstralo al hablar.

-Sé tu mismo. Tienes mas posibilidades de ganarte a la audiencia si eres autentico y hablas del corazón.

-Recuerda que tu conoces el tema mejor que cualquiera de los participantes.

Fomentando una relación.

Si es posible, fomenta una relación con los participantes cinco o diez minutos antes de la presentación. En lugar de aislarte a checar tus notas y sentirte nervioso, mejor platica con los participantes.

Independientemente si es una reunión pequeña o una conferencia, platica con la gente en la sala. Puede ser una conversación casual sobre temas genéricos o mejor aún sobre el tema que vas a presentar. Concentra la conversación en ellos, no en ti.

Fomentar relaciones antes de la presentación tiene varios beneficios. Hace que te sientas cómodo; estableces una relación con los participantes antes de hablar; aprendes acerca de sus intereses y expectativas.